«BIZCOCHO TELARAÑA»

bizcocho telaraña

 

Nos vamos aproximando a Halloween, una fiesta muy especial para l@s peques, que disfrutamos tanto mayores como pequeños. Os vamos a presentar recetas que podéis ir preparando para celebrar con ell@s…¡ Un escalofriante Halloween !

El bizcocho telaraña es una variante del bizcocho cebra que seguro conocéis ( en próximas recetas os lo mostraremos ), solo qué, con un giro en la decoración que nos servirá para esta fiesta.

Ingredientes:

4 huevos tamaño «L»

200gr zumo naranja natural

160gr Aceite de Girasol

150gr Azúcar

300gr Harina de trigo de todo uso. (280gr 1ª mezcla / 20gr 2ª mezcla)

1 Cucharadita de agua de azahar (opcional)

13gr Impulsor químico (levadura Royal)

10gr Cacao en polvo

Elaboración:

Batimos con varillas los huevos, a temperatura ambiente, con el azúcar hasta que la mezcla esté cremosa y de color claro.

Añadimos el aceite y posteriormente el zumo de naranja, también  a temperatura ambiente, que colaremos para no encontrar pulpa. Continuamos batiendo. Si vas a poner agua de azahar, este es el momento de integrarlo.

Mezclamos el impulsor químico con  280gr de harina. Echamos esta mezcla, tamizándola para que no haga grumos, en la batidora y continuamos batiendo a una velocidad más baja, brevemente hasta que veamos que todos los ingredientes estén bien incorporados y la masa quede suave. No batirlo en exceso para que no queden demasiadas burbujas de aire.

Dividimos la masa en dos partes iguales.

 

 

En una de ellas añadimos los 20gr de harina en movimientos envolvente, procurando que no haga grumos, tamizándola. En la otra masa añadimos los 10gr de cacao envolviéndolo para que quede integrado y las masa homogéneas.

Colocamos las masas en dos mangas pasteleras ( puedes usar dos bolsitas de plástico de cierre hermético, a las que cortaremos una esquina para que sirva de boquilla).

 

Precalentamos el horno a 170° con calor arriba y abajo, sin ventilador  (ya sabéis que cada horno es un mundo).

Colocamos papel de hornear en la base de un molde de 22cm de diámetro para que sea más fácil desmoldar el bizcocho. Echamos las masas, alternando capas en el molde, procurando que las cantidades sean iguales y que quede una de cacao como última capa.

 

 

 

Introducimos el molde en el horno y dejamos que se cocine durante 30 minutos. Pasado ese tiempo bajamos la temperatura a 160° ( así evitaremos que el bizcocho se agriete) y continuamos cocinando durante 10 minutos más. No abráis el horno mientras se cocina porque, si no, el bizcocho no crece.

 

Cuando finalice ese tiempo, abrimos el horno y pinchamos con una varilla, un pincho de cocina o un palillo en el centro de  nuestro bizcocho. Si sale limpio, ya está hecho. Si encontráis al sacar el pincho un poquito de masa sin hacer, continuar horneando unos minutos más.

Sacamos el bizcocho del horno y dejamos que atempere antes de desmoldar.

Obtendremos un bizcocho espectacular y con una decoración…De miedo.

 

octubre 14, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.