” MIGAS VERATAS DE LA ABUELA MARÍA”

migas veratas

Ayer disfrutamos de un magnífico día en la zona del Valle del  Jerte…Un lugar que os recomendamos visitar y si coincide con la floración de los cerezos, es una delicia para la vista.

Hoy, l@s compañer@s de viaje venían a comer a casa y para hacer un homenaje a nuestras raices, presentamos un entrante para chuparse los dedos.

Unas auténticas “Migas Veratas” como nos enseñaron nuestras abuelas, con su Pimentón de la Vera, Pimiento, Chorizo, Panceta…pero con el ingrediente “secreto” de la Abuela María: patatas.

Unas deliciosas cazuelitas de “Migas Veratas”.

INGREDIENTES:

  • Pan asentado del día anterior
  • Patatas
  • Pimientos rojos o pintones
  • Chorizo
  • Panceta
  • Lomo fresco de cerdo
  • Ajos
  • Huevos de codorniz
  • Pimentón dulce de la Vera
  • Agua
  • Orégano
  • Sal
  • AOVE

ELABORACIÓN:

  • Las proporciones de pan dependerán de los comensales. Picamos el pan en cuadraditos. Reservamos sobre una bandeja para que quede  extendido.
  • En un bol hacemos el guiso para humedecer nuestro pan. Mezclamos agua, sal y pimentón dulce.
  • Regamos este guiso sobre el pan para que se vaya empapando. Espolvoreamos un poquito de orégano (opcional) para que vaya cogiendo sabor.
  • Cortamos las patatas en dados y los pimientos en tiras pequeñas. Freímos en Aceite de Oliva Virgen Extra y reservamos sobre papel de cocina para retirar el aceite sobrante. Salamos ligeramente.
  • Picamos los ajos y los doramos en la misma sartén. Reservamos.
  • Cortamos el lomo fresco de cerdo y la panceta en dados. Salamos. Freímos en el aceite de las patatas y reservamos sobre papel de cocina para retirar el aceite sobrante.  Cortamos el chorizo y lo freimos.
  • En una cazuela amplia o sartén ( podéis usar un wok, pero con cuidado porque alcanza mucha temperatura) añadimos un poco del aceite que hemos usado, que tendrá color y sabor de los fritos anteriores. Ponemos a fuego medio y agregamos el pan humedecido. Vamos calentando, siempre dando vueltas con una cuchara para que no se nos queme. Incorporamos la carne sin dejar de mover. Cuando veamos que están  casi cocinadas nuestras migas, añadimos el pimiento y las patatas. No antes para que no se rompan al mover las migas.
  • Sabremos que están cocinadas cuando las migas queden sueltas, sin grumos apelmazados de pan.
  • Freímos unos huevos de codorniz coronando nuestras migas, el resultado está delicioso.

       Se sirven bien calientes en sartencitas. ¡Espero que os guste mucho!

marzo 31, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.